Mi Historia de Lucha Contra los Kilos (lo que SÍ funcionó… y lo que NO) – Parte 2

Por Maricarmen Grisolía | Adelgazar sin contar calorías

Mar 09

“Te vas para Francia”

Me dijo un día mi tutor de tesis doctoral, luego de haber recibido confirmación de parte de la investigadora francesa que él había contactado para que fuese mi asesora de fin de tesis.

Como te conté en mi último post en el que te hablo de todas las dietas y cosas locas que probé en mi desesperación por querer perder peso, era el año 2008 y yo llevaba una vida sumamente ocupada.

Estaba completamente sumergida en mi trabajo como profesora universitaria, me deprimía enormemente el no poder quedar embarazada (luego de años de intentos fallidos y varios tratamientos de fertilidad) y luchaba a diario para atender las cosas de la casa, a mi hijo pre-adolescente, y a mi esposo (que vivía una vida tan ocupada como la mía). No me sentía bien en mi cuerpo pero adelgazar estaba lejos de ser una prioridad en aquel momento: tenía que terminar mi tesis.


El viaje a Francia sonaba como algo bien complicado, pero era una oportunidad que no podía rechazar (además de la decisión más lógica si realmente quería terminar mi doctorado). Así que lo primero que hice fue inscribirme en la Alianza Francesa para retomar los cursos de francés (hacía dos años había hecho varios con Angel, simplemente porque nos gustaba el idioma), y en paralelo fui avanzando todos los papeleos necesarios para el viaje.

Llegué a Francia por primera vez el 3 de octubre de 2008. En dos semanas ya había encontrado apartamento y estaba instalada en lo que sería mi nueva vida al menos por el siguiente año.

Yo estaba fascinada con Toulouse, con el hecho de conocer un sitio nuevo, un idioma nuevo, una cultura nueva…

… ¡y con la comida!

postres-franceses

Todos los días probaba un postre diferente (los más ricos siempre eran los de chocolate), comía pan francés (de verdad), y conocía nuevos sabores e ingredientes (acá probé por primera vez la quinoa y el cuscús por ejemplo). Probaba todos los tipos de queso que habían, y el montón de sabores de yogurt, uno más rico que el otro.

Y poco a poco fui engordando otra vez.

No estaba súper delgada cuando llegué la primera vez, y encima los kilos se fueron sumando, uno tras otros.

A un ritmo de un kilo por mes, a los 8 meses de haber llegado ya estaba de nuevo por encima de más de 10 kilos de sobrepeso.

Como mi vida acá en ese momento era mucho más simple, pude sacar de nuevo tiempo para mí y me inscribí en un gimnasio. Comencé otra vez a buscar dietas, esta vez con un ojo bastante más crítico y un objetivo entre ceja y ceja:

Adelgazar Comiendo: El Nacimiento de Mi Nueva Dieta

Sí, mi meta esta vez era perder peso gracias a la comida. Se me metió en la cabeza que tenía que haber alguna manera de adelgazar sin tener que dejar de comer. Tenía que existir algunos alimentos que ayudaran a perder peso. No suplementos ni aparatos, sino comida. Yo estaba dispuesta a comer lo que tuviese que comer para ayudarme a perder esos kilos de más que me molestaban tanto, que me habían molestado por prácticamente toda mi vida adulta.

Así que me puse a investigar.

Y para llevar un registro de las cosas que iba encontrando abrí un blog. Así nació el blog de Mi Nueva Dieta. Y ésta fue la primera entrada que escribí, en abril de 2010:

Hoy me desperté y me bañé como cada mañana. Y como cada mañana me vi al espejo y pensé: “qué gorda estoy…”. Escoger la ropa seguía siendo, como desde hacía tiempo, un martirio… ¿qué ponerme para no verme tan gorda?

Realmente considero que mi gordura no es extrema. Muchos (incluyendo mi esposo) dirían que me veo bien, que no estoy gorda, que mi peso es normal. Pero yo no lo siento (ni lo veo) así. Quisiera estar más delgada…

Hace ya unos seis meses sufrí de una enfermedad por la que perdí el apetito y dejé de comer. Mi única comida durante el día era un yogurt, un pedazo de pan, o un plato de sopa. Nada más me pasaba por la garganta.

Rebajé casi 10 kilos.

Estaba delgadísima y súper contenta. Toda la ropa que me ponía me quedaba bien. Sin embargo, mis amigos me decían que me veía demacrada, que se notaba que no estaba sana. Y pues realmente no lo estaba. Había rebajado, sí, pero de la mala manera.

Evidentemente, cuando me mejoré de mi enfermedad y empecé a comer normalmente, esos kilos volvieron, muy lentamente. Hoy ya vuelvo a tener, como antes, como siempre, unos 5 ó 6 kilos de más, muy bien instalados en mis caderas y mis muslos (normalmente no engordo de la barriga o de la cintura, aunque me salen unos cauchitos muy tenaces en la parte baja de la espalda).

Pues me cansé de esos kilos de más.

Me cansé de verme gorda en el espejo, y de no sentirme a gusto con la ropa que utilizo. Por eso comencé a buscar ideas sobre cómo adelgazar y, para mi sorpresa, en todas las fuentes que consulté la recomendación es de nunca saltar una comida (cosa que yo hacía sistemáticamente con la cena), y de aumentar la cantidad de vegetales y disminuir la cantidad de grasas y de carbohidratos.

Así que comienzo esta nueva dieta, comiendo varias veces al día, y cuidando mucho lo que como.

Al principio era un blog privado, sólo podía verlo yo. Es que era como mi diario. No tenía ninguna intención de compartirlo, era algo que hacía para mí, al mejor estilo de investigación científica, en donde escribía todos mis hallazgos y experimentos.

Pero eventualmente lo que fui encontrando, y probando, me empezó a sorprender. Yo estaba descubriendo que sí era posible adelgazar comiendo rico y sin pasar hambre, estaba aprendiendo nuevas recetas, nuevas “reglas” a aplicar en la cocina. Estaba develando cómo funciona el cuerpo realmente y cuál era la mejor manera de deshacerse de los kilos de más… para siempre.

Era información demasiado valiosa. Información que si yo hubiese podido tener hace tiempo me habría ahorrado años de sufrimientos e intentos fallidos.

Así que decidí hacerla pública. Tenía que compartir eso que yo estaba descubriendo, porque sabía que podría ayudar a mucha gente. Gente que, como yo, quisiera perder peso pero de forma sana, sin pasar hambre, sin suplementos, sin aparatos, sin operaciones, y sin falsos milagros.

Me creé un alias: La Chica de la Dieta. Y abrí mi blog al mundo.

AvatarTresCuartos

Esto escribí en la presentación del blog:

Tengo 33 años, mido 1,68 m y peso 68 kg. No soy ni médico ni nutricionista. Soy una mujer normal que quiere perder algo de peso.

Desde hace años (desde que tuve a mi hijo ahora adolescente) agarré unos cinco kilos de más de los cuales no he podido deshacerme de forma permanente. He tenido momentos en los que he logrado rebajarlos, pero también otros en los que los he multiplicado por dos!

No me considero una persona gorda, pero sí quisiera estar más delgada…

Tengo mucha celulitis (toda la vida la he tenido) y unas revolveras que luego de una súper dolorosa liposucción se han disminuido bastante. Pero sigo teniendo esos cinco kilos de más (sí, lo que quiero rebajar son cinco kilos). He hecho muchas dietas, y muchas cosas para deshacerme de esos kilitos, y a veces lo he logrado, pero luego vuelven.

Esta vez he querido acostumbrarme a una nueva forma de alimentarme, a un nuevo estilo de vida. Hago deporte frecuentemente (voy al gimnasio al menos tres veces a la semana y hago step, aerobics, abdominales, ejercicios para los glúteos, los muslos, los brazos…), y en general llevo una vida sana: trato de dormir al menos 8 horas diarias, no bebo (sólo cuando salgo con mis amigos, y no paso de 4 cervezas o copas de vino), no fumo, y mi único vicio son unas dos tazas de café al día. Me queda entonces echarle mano a mi alimentación y convencerme de que puedo quitarme esa grasa de más si como más sano.

Me puse entonces a buscar en Internet, a leer libros y revistas, y a consultar con los instructores del gimnasio, y he encontrado muchas ideas para mejorar mis hábitos alimenticios y comenzar a rebajar sanamente y de manera durable. En este blog escribo todas mis ideas, las informaciones que encuentro, mis distintos resultados… en fin, los lineamientos para hacer mi nueva dieta.

Y de allá para acá he escrito más de 300 artículos, me certifiqué como Coach Nutricional y Entrenadora Personal, he creado 4 cursos y 3 programas para adelgazar 100% originales, novedosos, y diseñados específicamente para la audiencia de habla hispana, y he ayudado a más de 10 mil personas alrededor del mundo a perder peso y estar más saludables transformando su alimentción y su estilo de vida.

Nada mal ¿no? 😉

Lo que SÍ Funciona

Entonces ¿qué fue lo que descubrí que me permitió a mí y a las miles de personas que han seguido mis consejos lograr un cuerpo delgado y saludable, sin pasar hambre, sin contar calorías, sin comer alimentos especiales y sin frustraciones?

Lo primero es saber que el 80% de los resultados que puedes obtener dependen de lo que comes.

No importa cuánto ejercicio hagas, o qué tan sedentario seas. El hecho de que tengas sobrepeso, y la posibilidad de adelgazar, dependen principalmente de lo que comes.

¿Que qué tienes que comer? Principalmente alimentos naturales no procesados. Es decir, que tus comidas están formadas principalmente por carnes, aves, pescados, huevos, muchísimas verduras de todo tipo (crudas y cocidas), frutas, granos (legumbres o leguminosas y cereales de grano entero), semillas, y grasas saludables como el aceite de oliva extra virgen y el aceite de coco orgánico.

En este artículo te lo explico todo con mucho más detalle, pero la idea es simplemente comer principalmente alimentos de un solo ingrediente, y usarlos para componer tus comidas en las que nunca deben faltar las proteínas, las verduras, y las grasas saludables.

Lo segundo es entender que no tienes que prohibirte cosas, así como tampoco “hacer dieta” ni contar calorías. Eso nunca, nunca, nunca jamás te va a funcionar (no te ha funcionado hasta ahora y no te funcionará nunca).

Para poder adelgazar saludablemente y para siempre necesitas olvidarte de eso de hacer dieta, olvidarte de restringirte por equis cantidad de semanas o meses. Más bien necesitas (imperativamente) transformar tu forma de comer y tu estilo de vida. Esto es algo que para la mayoría de la gente es difícil de hacer y con lo que se requiere ayuda (es por eso que yo invertí tanto tiempo y esfuerzo en diseñar mis cursos y programas de coaching).

Una vez que te das cuenta que tu salud es lo más importante y que lo que sea que hagas para mejorar tu salud se reflejará positivamente en tu báscula y en tu espejo, tendrás la motivación necesaria para hacer los cambios que te traerán esos resultados tan anhelados. Lo mejor de todo es que no necesitas hacer cambios drásticos, sólo unos pocos cambios progresivos, realizados poco a poco, te llevarán hasta tu meta.

Finalmente, tienes que entender que el ejercicio debe formar parte de tu vida. Aunque los resultados sean principalmente debidos a la comida, el ejercicio hará que tu cuerpo se moldee y que estés fuerte y juvenil.

En este sentido también que hay que olvidarse de lo que lees por Internet, eso de que para perder peso tienes que hacer mucho cardio (ejercicio cardiovascular). La realidad es que lo que más te traerá resultados es hacer ejercicios de musculación y de alta intensidad, por poco tiempo. Mientras más intenso el ejercicio (a tu propio nivel) más resultados te dará, y más rápido.

La combinación adecuada de ejercicio y alimentación te dará resultados que nunca imaginaste posibles, tanto en cómo te ves como en cómo te sientes. Todo el mundo lo notará y tú estarás más feliz que nunca.

Sí, es posible, incluso para ti. Incluso con tu vida ocupada (tan ocupada como la mía). Incluso con tus antecedentes, incluso con tu condición de salud actual. Incluso a tu edad, e incluso con tus gustos y costumbres tan particulares.

Yo pude hacerlo. Miles de personas han podido hacerlo con mi ayuda (y la ayuda de otras personas – ¡a fin de cuentas no soy la única coach nutricional que existe!).

TNC-People

Y tú también puedes hacerlo.

Porque todo el mundo puede ser saludable.

Descubre Más

Acá en el blog y en mis otras páginas encontrarás varios artículos en los que explico con más detalle estos aspectos que te acabo de comentar sobre lo que tienes que hacer para adelgazar para siempre comiendo saludablemente y sin pasar hambre. En esos artículos comparto contigo no sólo las explicaciones del por qué cada una de las cosas que recomiendo funciona, sino también tips y consejos prácticos para que comiences a implementar esos cambios ahora mismo.

Comienza descargándote mi Manual “El ABC para adelgazar” en esta página (y compártelo con tantas personas como puedas).

Y nos vemos acá en el blog en unos días, con más ideas, noticias, consejos y tips para adelgazar comiendo y tener una vida feliz y saludable.

  • Marleny Jaramillo dice:

    excelentes consejos mil gracias

  • […] lo voy a contar en el próximo post porque éste ya está larguísimo. Te hablaré sobre cómo hice la transición que me permitió […]

  • buenos dias, el hecho de que tu nos digas que te funciono y no es un buen aporte para ver si puede ser una dieta positiva para uno, seria una buena guia para saber en nos vamos a meter. por eso es que me gustaria probar una dieta ya que sufro de sobre peso debo 80 y estoy en 106 kilos eso es algo que pone en peligro mi salud, he buscado la manera de adelgazar y no he podido en estos momentos estoy haciendo uno dieta casera donde he bajado un poco pero me falta mucho.

  • >