¿Engordaste en Navidad? No te quedes con esos kilos

¿Engordaste en Navidad? No te quedes con esos kilos

Por Maricarmen Grisolía - PhD, Dietista-Nutricionista y Coach Nutricional Certificada

Ene 06
¿La báscula está como loca? Es culpa de la Navidad... y cuidado, puede sabotearte de por vida

¿La báscula está como loca? Es culpa de la Navidad… y cuidado, puede sabotearte de por vida

¿Engordaste en Navidad?

Pues no eres el único.

Según un estudio del año 2000 publicado en el New England Journal of Medicine1, durante las fiestas de fin de año ganamos aproximadamente 500 gramos. En otro estudio, publicado en mayo de 20132, se encontró que el peso aumenta en promedio 780 gramos en este periodo.

Pero eso no es ni de lejos lo peor…

Los kilos de Navidad, Año Nuevo y Reyes traen una amenaza mayor con ellos, y es algo que con toda seguridad querrás evitar.

A continuación voy a contarte qué puedes hacer al respecto.

¿Por qué engordamos tanto en Navidad?

Probablemente no necesitas que te lo diga yo. Lo tienes bien claro: ha habido excesos de sobra.

Pero ¿y si te digo que la cosa es más grave de lo que crees saber?

Engordar durante las celebraciones navideñas es bastante fácil. Tenemos más ocasiones para comer comidas de esas bien ricas pero bien engordosas, con excesos de grasas, harinas y azúcares (lo peor de todo).

Si al inicio te propones intentar “equilibrar” los excesos haciendo ejercicio, rápidamente te das cuenta que no vas a lograrlo. O bien tus esfuerzos son infructuosos (después de todo, no se puede corregir una mala dieta a punta de ejercicio), o bien simplemente tiras la toalla porque no estás en la onda deportiva.

La verdad es que muchos no hacen ejercicio nunca, y las vacaciones de Navidad no son precisamente la mejor época para comenzar. Y es que hasta los que son más deportistas suelen poner la actividad física en standby en estas fechas.

A excepción de unos loquitos que en 2012 decidieron hacer flexiones durante las doce campanadas en lugar de contar uvas…

(hay que reconocerle que se esforzó ¿no?)

Y encima de todo, nos trasnochamos.

Cuando no dormimos lo suficiente, el nivel de varias hormonas quemagrasa disminuye, como la testosterona o la hormona del crecimiento. La leptina, otra hormona que envía señales de saciedad, también disminuye, mientras que la ghrelina, la hormona del apetito, aumenta.

Así que ya ves, las vacaciones navideñas parecen crear el ambiente engordante perfecto. ¡Normal que tengamos unos cuantos gramos de más!

Tal vez 500 gramos no parecen mucho, pero lo que muestran las investigaciones es que el peso no se pierde en el transcurso de los 10 meses siguientes. Y de medio kilo en medio kilo cada año…

Ya sea medio kilo, o dos kilos, el mayor problema es que corremos el riesgo de quedarnos con ese exceso el resto del año.

¿Tenemos que resignarnos a quedarnos con el exceso de kilos (y de barriga) para siempre?

Pues no, gracias.

Pero no debes caer en la trampa de las dietas rápidas o los famosos “detox” post-Navideños.

Mejor únete al Reto #EsteAñoSí, donde estamos creando tu propio Plan de Adelgazamiento Saludable para este año: Mira aquí los detalles

Ya debes saber que los kilos que se pierden rápido suelen volver igual de rápido (y acompañados de otros kilos más) al cabo de algunas semanas, así que andar con apuros no vale la pena realmente.

Lo mejor que puedes hacer es proponerte ir mejorando tu alimentación poco a poco, paso a paso, si es que este año quieres lograr ese cuerpo delgado y saludable con el que sueñas cada noche.

Además, si vives con alguien más, podrías hacerle también el regalo de una alimentación más saludable y una vida más feliz.

¿No te suena eso más inteligente que comenzar el año a punta de dietas que sabes que no vas a mantener?

A que sí 🙂

Sigue estos 3 pasos para deshinchar saludablemente

En el FB Live de esta semana compartí mi recomendación para desinchar el cuerpo y sacudirte rápidamente los excesos de las fiestas:

  1. Tomar mucha agua (de 1.5 a 2 litros, ya sea agua pura, té o infusiones – sin endulzar).
  2. Aumentar el consumo de verduras (crudas o cocidas, enteras o en batido o sopa).
  3. Asegurarte al menos 7 horas de sueño reparador (indispensable para desintoxicar el cerebro y propiciar la quema de grasas).

Ya sé que no son un secreto ultramágico del Himalaya, pero sí son consejos cargados de salud y sentido común que, además fáciles, son realmente efectivos.

No desestimes su potencia. Si haces lo que te digo te sentirás mejor casi de inmediato.

En los videos te los explico en detalle:

También te invito a que te unas al Reto #EsteAñoSí, donde estamos creando tu propio Plan de Adelgazamiento Saludable para este año (únete gratis aquí)

>