¿Cuál Es Tu Mayor Motivación Para Adelgazar?

Por Maricarmen Grisolía | Vivir sano y feliz

Ago 08
Ya sea ponerte de nuevo aquellos jeans, o envejecer saludablemente, tener clara tu motivación es vital

Ya sea ponerte de nuevo aquellos jeans, o envejecer saludablemente, tener clara tu motivación es vital

Ya que estamos comenzando semana, me pareció que era un buen momento para revisar nuestras motivaciones.

Hace varias semanas yo misma hice el ejercicio de reflexionar profundamente para encontrar esa razón especial, ese “porqué” que me mueve diariamente a tomar las decisiones correctas, esas que me acercan cada vez más a mi meta.

En ese momento creí haberla encontrado, pero algo que me comentó una amiga la semana pasada me hizo darme cuenta de que estaba mirando las cosas desde el ángulo equivocado.

En este post te comento cuál es la frase que me hizo abrir los ojos hacia mi verdadera motivación (tal vez te ayude a encontrar la tuya).

¿Por Qué Es Importante Saber Cuál Es Tu Motivación?

Pueden haber muchas cosas que te motiven a lograr tu meta de adelgazamiento, pero seguramente hay una que es la más importante de todas.

Si no tienes claro cuál es esa motivación, esa razón para lograr tu meta, para tener el cuerpo delgado que deseas, lo más probable es que no lo logres.

Así es.

El fallar en encontrar, definir y tener siempre en mente esa motivación principal nos hará fallar en nuestro camino.

Tarde o temprano se atravesará una pizza, una hamburguesa de McDonalds, un helado de chocolate, una película en la tele que nos evita acostarnos temprano o ir al gym (o cualquier cosa que te haga tomar una decisión que no apoya tus objetivos).

Y cuando eso ocurra, a menos que tengas tu motivación grabada en la frente, vas a caer en la tentación.

Pero no basta con identificar tu motivación.

Debes asegurarte de tenerla siempre en mente.

Y la mejor forma de hacerlo es escribiéndola:

  • Puedes escribirla en un papel y cargar ese papel siemrpe contigo en tu cartera.
  • Puedes pegarla en notas autoadhesivas por toda tu casa (o donde la veas todos los días).
  • Puedes ponerla de fondo de pantalla en tu computadora.
  • Puedes pegarla en un tablero en tu cuarto (es lo que yo hago).

No importa cómo lo hagas, pero hazlo: ten clara tu motivación principal.

Descubre Tu Motivación Principal

Por supuesto, para escribirla debes haberla identificado primero. La forma de hacerlo es preguntándote una y otra vez por qué quieres lograr tu meta.

Por ejemplo, en mi caso mi meta es lograr un cuerpo de Modelo Fitness.

Bueno, entonces lo que hice es preguntarme por qué quiero tener un cuerpo de Modelo Fitness.

Muchas respuestas surgieron en mi mente:

  • Para poderme poner toda la ropa que quiera y verme bien.
  • Para mostrarle a una de las entrenadoras del gimnasio que sí puedo estar tan delgada y en forma como ella.
  • Para mostrarle a quienes leen mi blog que cualquier persona puede lograr sus metas de adelgazamiento si se lo propone.
  • Para probar que Mi Nueva Dieta funciona no sólo para no tener kilos de más, sino para lograr un cuerpo excepcional.
  • Para tener el mejor y más saludable cuerpo para cuando quede embarazada.
  • Para que mi esposo nunca tenga que mirar para los lados…

Y preguntándome cada vez más “¿por qué quiero esas cosas?” llegué finalmente a mi verdadera motivación, la más importante: porque no quiero envejecer. Y estar en excelente forma física es la mejor manera de evitar los efectos negativos que el envejecimiento tiene en el cuerpo.

La Frase que Me Hizo Cambiar de Perspectiva

Encontré mi motivación principal, pero realmente no estaba muy bien orientada: estaba basada en un miedo (el miedo a envejecer).

Eso cambió hace unos días, cuando una amiga me dijo algo muy rudo, pero muy real:

Quien no envejece es porque muere joven.

Auch.

Pero ella tiene razón. Así que decidí orientar mi motivación principal hacia algo positivo: envejecer bien.

Así está mejor, ¿no? 😉

Así que para encontrar tu motivación lo que tienes es que acosarte con la pregunta de “¿por qué?”, hasta que vayas llegando a las capas más internas de tus pensamientos y encuentres realmente qué es lo que quieres lograr.

Haz el ejercicio en solitario o con alguien de mucha confianza a quien realmente puedas revelarle lo que sientes y piensas. Lo importante es hacerlo en toda sinceridad, sin tapujos y sin inhibiciones.

Encuentra tu motivación principal y tenla siempre presente, será más probable que logres tus metas.

>