Hambre emocional vs Hambre real (emociones y alimentación)

Hambre emocional vs Hambre real: Cómo autorregular las emociones en la alimentación

Por Maricarmen Grisolía - PhD, Dietista-Nutricionista y Coach Nutricional Certificada

Mar 15
hambre emocional vs hambre real

¿Tiendes a "comerte las emociones" y eso te está impidiendo llevar una alimentación saludable y tener un mejor peso?

Sí, el hambre emocional puede llegar a ser un problema. Sobre todo cuando queremos adelgazar y nos provoca comer tooooodo lo que está prohibido en la dieta: chips, helados, frituras, chocolates, galletas...

Quizas pienses que necesitas aplacar de alguna manera esa hambre emocional, para conseguir comer solo cuando tu hambre es real y así evitar engordar.

Por eso, hoy vamos a hablar de la diferencia entre hambre real y hambre emocional para que sepas cómo gestionar correctamente cada una cuando aparezca. Podrás alcanzar y mantener un peso saludable incluso si eres de las personas que tiende a comerse las emociones y has notado que subes de peso por llevar una alimentación emocional.

Hambre emocional (hambre hedónica)

Lo primero es que el hambre emocional es bien real, ¡no es falsa! No está "en tu mente" ni es puramente psicológica, sino que está regulada por tu cuerpo mediante hormonas y neurotransmisores al igual que el hambre física.

Sentir placer al comer no solo es completamente normal, sino que es una necesidad. Evolucionamos para que comer nos haga sentir placer porque, de no tener esa motivación, moriríamos de hambre.

El hambre emocional está regulada por el sistema hedónico, que está relacionado con la respuesta del organismo a alimentos que nos producen una sensación de placer, principalmente mediante la liberación de dopamina.

Hambre emocional

Yo como porque me hace sentir bien

Me dan ganas de comer cuando quiero disminuir una emoción incómoda o cuando quiero amplificar una emoción placentera, ya sea durante las comidas principales o en cualquier otro momento.

Hambre física (hambre homeostática)

El hambre física está regulada por el sistema homeostático, que es el encargado de mantener el equilibrio de energía y nutrientes en nuestro organismo.

Hambre física

Yo como porque necesito energía

Me empieza a dar hambre cuando mi cuerpo siente que me queda poca energía disponible. Depende de mis horarios de comida, de cuánto he comido en la comida anterior y de si hago o no actividad física.

Hambre emocional vs Hambre física

HAMBRE EMOCIONAL

HAMBRE FÍSICA

"Vivir para comer"

"Comer para vivir"

Regulada por el sistema hedónico (regulación del placer, mediante la dopamina)

Regulada por el sistema homeostático (regulación de la cantidad de energía y de nutrientes)

Sirve para amplificar emociones positivas y/o atenuar emociones desagradables o incómodas

Sirve para restituir niveles adecuados de energía y nutrientes en el cuerpo

Indispensable en nuestra vida

Indispensable en nuestra vida

El hambre, sea física o emocional, es una señal fisiológica que indica una necesidad: de energía o de placer

En el  mundo de las dietas y del fitness se penaliza el comer por placer: comer lo que nos gusta y que no es "de dieta", comer sin hambre o comer entre comidas.

Yo misma pensaba que solo se debía comer cuando hay hambre física y creía que comer sin hambre “engorda”, pero la evidencia científica hoy día muestra que no es así.

El hambre emocional es completamente normal, es necesaria para la vida y, si la satisfacemos adecuadamente, no nos hace engordar.

¿En qué casos la alimentación emocional nos puede hacer engordar?

El problema se presenta cuando sentimos miedo, culpa o vergüenza al comer:

  • por lo que comemos,
  • por cómo lo comemos,
  • o por cómo lucimos (que relacionamos con lo que comemos).

Estos sentimientos inhiben el placer al comer, con lo cual no se satisface la necesidad hedónica y caemos en una alimentación emocional compulsiva o descontrolada.

Si eres alguien que se come sus emociones, lo que necesitas no es autocontrol emocional, sino desarrollar una relación más sana y amable contigo, con tu cuerpo y con la comida.

Cómo evitar el hambre emocional descontrolada (a.k.a. atracones)

Lo primero es que entiendas que no importa tanto el tipo de hambre que tengas, porque en cualquier caso está bien disfrutar del placer que nos da la comida. Y, cuando comemos sin culpa y con atención plena, no engordamos porque no hay más descontrol.

Para que lo vivas en carne propia, te propongo el siguiente experimento:

Come cuando tengas hambre, ya sea física o emocional, come lo que te produzca placer y disfrútalo sin culpa, sin vergüenza y sin miedo a engordar.

Al hacerlo así, tu cuerpo regulará sus niveles de hambre según lo que vayas comiendo y te ayudará a mantenerte estable y saludable.

Aprende a comer con placer y despídete de los atracones

Si quieres entender mejor este tema y necesitas ayuda con él, te invito al Taller “Adiós Ansiedad por Comer” que daré próximamente. Tienes más información en adelgazarsinansiedad.com.

¿Tú comes para vivir o vives para comer?

Cuéntame: ¿tú eres más como Angel (hambre homeostática) o más como yo (hambre emocional)? Me encantará saber 🙂

Por supuesto, si conoces otros cavernícolas, u otros monstruos comegalletas, envíales este artículo para que se rían un poco contigo y a la vez ganen un mejor entendimiento de lo que ocurre en sus cuerpos. Además, me ayudarás muchísimo al permitirme llegar a más personas.

Y te espero en adelgazarsinansiedad.com para ayudarte de forma más directa y completa con tu problema de ansiedad por la comida.

  • No te dije…soy más como tú, Ángel con su disciplina me queda grande… jajaja

  • Que video tan bueno, tan bonito y tan gracioso. Perdí el reto. No pude quedarme sin reir mientras lo veía. Los consejos y nuevos conocimientos sobre el hambre emocional me parecieron SÚPER ESPECTACULARES. Gracias Maricarmen y Ángel, siempre se lucen con los videos y los correos. Gran Información

  • astrid dice:

    Gracias Maricarmen, te quedó muy bueno y me diste el mensaje sobre el ridículo, algo que está muy metido en nuestra generación, y que vengo trabajando desde hace tiempo. Te felicito, a ti y Ángel por apoyarte y si, soy más como tú; emocional para comer.
    Gracias nuevamente

  • maria teresa dice:

    hola, mari me encanto.yo que estoy pasando por un derrame pericardio.me sacaste una
    sonrisa. gracias mari

  • Lupe Hernandez dice:

    Me gusto como esplicaste muchas gracias. Maricarmen Bendiciones 😘

  • Norma dice:

    Tengo hambre emocional!!! Tengo que aprender a hacerlo sin culpas! Me encantan los videos,son unos genios..

  • Dídimo Santamara dice:

    Son muy buenos actuando los dos los felicito.

    Yo como cuando tenga hambre física.

  • yaneth dice:

    Yo tengo hambre emocional 😐

  • >