Gluten y riesgo cardiaco: Un ejemplo indigante de desinformación

Por Maricarmen Grisolía | Blog

May 06
dieta sin gluten y riesgo cardiaco

Esta semana me he enterado por Google Now que montones de sitios web, tanto de medios de comunicación como de salud o simplemente de esos que publican cualquier cosa amarillista, han publicado una noticia alarmante:

Comer sin gluten aumenta el riesgo cardiaco, y nadie que no tenga enfermedad celiaca debería llevar una dieta libre de gluten.

Así dicen los de La Vanguardia, Infobae, y El País. Y un montón más.

Todo el revuelo viene de un artículo publicado este 2 de mayo de 2017 en el BMJ1 (antiguo British Medical Journal) por investigadores de Harvard y la Columbia University, en el que buscaban ver si la cantidad de gluten que se come está o no relacionada con el riesgo de enfermedad cardiaca.

Básicamente, querían saber si el dejar de comer gluten te hace menos propenso a morirte de un infarto.

Te voy a contar lo que hicieron en el estudio, y ya me dirás tú si te parece lógico lo que están diciendo en los titulares de prensa.

Un estudio a largo plazo sobre el consumo (estimado) de gluten

Este es uno de muchos estudios prospectivos (a largo plazo) que se vienen desprendiendo desde hace años de dos cohortes:

  1. La Nurses’ Health Study (NHS), que incluye 121.700 enfermeras mujeres de 11 estados de USA que se unieron al seguimiento en 1976.
  2. El Health Professionals Follow-up Study (HPFS), que incluye 51.529 profesionales de la salud hombres de todos los estados de USA y que comenzaron seguimiento en 1986.

Estas personas han estado llenando cuestionarios sobre su alimentación y sus hábitos de estilo de vida cada 4 años, y periódicamente se recoge información sobre su salud. Obviamente también se ha registrado quiénes han muerto y por qué causas.

Para este estudio sobre el gluten en cuestión, luego de sacar a los que tenían enfermedad celiaca y quedarse con los que sí habían llenado los cuestionarios desde 1986, quedaron en total 64.714 mujeres y 45.303 hombres.

Los investigadores estimaron la cantidad de gluten en la dieta calculando un promedio del gluten contenido en distintos tipos de alimentos (sobre todo trigo, centeno y cebada, y productos derivados), y sumando cuánto de esos alimentos comían las personas (según lo reportado en los cuestionarios).

Entonces clasificaron a las personas en cinco grupos, desde los que habían comido menos gluten, hasta los que habían comido más gluten.

Y luego contrastaron de cada grupo cuántas personas habían desarrollado enfermedad cardiaca, o muerto de un ataque cardiaco, a lo largo del tiempo del estudio (desde 1986 hasta 2010).

No encontraron relación

Los investigadores encontraron que NO hay relación entre la cantidad de gluten consumida y la enfermedad cardiaca desarrollada.

En otras palabras, que da igual si comes o no comes gluten, tu riesgo de enfermarte del corazón o morir de un ataque cardiaco no dependerá de ello.

Y entonces, ¿de dónde diablos sacaron los titulares estos de que comer sin gluten aumenta el riesgo cardiaco?

Está claro que para quienes tienen efermedad celiaca la dieta sin gluten es un must. Porque, simple y llanamente, si comen gluten se pueden morir.

Pero el estudio mostró que quienes no tienen enfermedad celiaca y comen sin gluten no ven afectado para nada su riesgo cardiaco: ni para bien, ni para mal.

Pues resulta que a los brillantes autores del estudio se les ocurrió agregar un párrafo en la conclusión que dice así (traducción mía):

La restricción del gluten en la dieta puede resultar en un bajo consumo de granos integrales, que están asociados a beneficios cardiovasculares. La promoción de dietas libres de gluten con el propósito de prevenir la enfermedad cardiovascular entre personas asintomáticas sin enfermedad celiaca no se debe recomendar.

Lebwohl, et al.

Es decir, básicamente a esta gente le parece que quienes comen sin gluten seguramente van a comer menos granos enteros.

Y como los granos enteros son ricos en fibra, a ellos les parece que quienes comen sin gluten comen menos fibra.

Y como la fibra se sabe que disminuye el riesgo cardiaco, a ellos les parece que quienes comen sin gluten no tienen este beneficio.

Así que concluyen que quienes comen sin gluten (o poco gluten) tienen un potencial riesgo cardiaco aumentado.

¿Qué tal?

¿No te parece que esto es absolutamente absurdo? Porque a mí sí.

Pero por lo visto a todos los listillos de las webs informativas y de salud no.

Y se hicieron eco de la noticia de que no se recomienda comer sin gluten porque “aumenta el riesgo cardiaco”.

Los medios están desinformando sobre el estudio del #gluten y el riesgo cardiaco Clic para tuitear

En defensa de los investigadores del estudio, ellos observaron una asociación entre un riesgo menor de enfermedad cardiaca y un consumo elevado de productos de trigo integral. Y como los que comen sin gluten no comen estos productos, para ellos eso significa que están consumiendo menos fibra.

Pero igual ese NO es el mensaje que están transmitiendo los medios con sus titulares amarillistas pro-gluten (o anti-gluten-free, como quieras verlo).

Parece un ejemplo chistoso del juego del telefonito (ese en el que se ve como se deforma un mensaje en la medida en que va pasando de una persona a otra).

Sólo que la salud ni es chistosa ni es un juego.

Pero ya ves cómo están las cosas en el mundo de la información sobre salud y alimentación…

¿Realmente es malo el gluten?

Bueno, como a mí me gusta ser el abogado del diablo (Angel detesta que yo sea así pero no puedo evitarlo, lo llevo en la sangre… supongo que es por eso que soy científica), siempre trato de ver las cosas desde todos los ángulos y no suelo dar nada por sentado ni “creerme” verdades universales.

Y por eso este tema del gluten es algo que me encuentro investigando actualmente.

En lo personal, estoy convencida de que existe la sensibilidad al gluten no celiaca (de hecho ya hay varios estudios que dan indicio sobre esto). Es decir, que hay personas a quienes el gluten nos hace daño, incluso sin ser celiacos.

Por ejemplo, hay cualquier cantidad de casos de gente que tiene enfermedades autoinmunes, y que han notado mejorías increíbles al dejar el gluten.

En mi caso, justamente desde hace algunos días estoy haciendo el experimento de comer sin gluten, a ver si observo cosas especiales en mí.

Desde ya puedo decirte que desde que quité el gluten en apenas 3 días me deshinché muchísimo el estómago y he bajado más o menos kilo y medio (llevo 1 semana en el experimento). Nada más por no comer pan, pasta de trigo ni avena (porque no quiero comprar la carísima que viene certificada sin gluten).

¿Estoy comiendo menos fibra por estar comiendo sin gluten? ¡Por supuesto que no!

Consumo tanta fibra como antes.

Yo como entre 5 y 8 porciones de verduras al día, como arroz integral, a veces quinoa, patata dulce, legumbres (garbanzos, habichuelas, lentejas) varias veces a la semana, como fruta fresca (no mucho la verdad porque no es de mis alimentos favoritos), como frutos secos y semillas a diario.

No lo he calculado recientemente, pero estoy segura de estar tranquilamente sobre el valor recomendado de fibra al día, que es entre 25 y 30 gramos para un adulto.

Y también estoy completamente segura de estar más saludable que en cualquier otro momento de mi vida, hoy a mis 40 años y con tres embarazos encima.

El gluten no es lo que más importa

Me parece inadecuado que los investigadores incluyan una opinión como parte de una conclusión en un estudio científico. Y me parece irresponsable que los medios se hagan eco de apenas esa parte del paper, colocándolo de primera en sus titulares.

Así que si tú llevas una dieta sin gluten, o quieres llevarla, o no te interesa para nada llevarla…

Te digo que da igual. Al menos en lo que al riesgo cardiaco se refiere. Eso es lo que se encontró en este estudio.

Lo que realmente importa en este caso (y en varios otros) no es si comes sin gluten o no. Sino la calidad global de los alimentos que consumes.

Por ejemplo, ayer vi en Instagram Stories de @nutrillermo (un médico español que me encanta) cómo explicaba de una forma genial por qué un queso vegano era una porquería. No es por el hecho de ser vegano como tal, sino por los ingredientes que traía.

Las cosas no son sanas o malas por ser veganas, paleo, dukan, o libres de gluten.

Las cosas son sanas o malas según los ingredientes que tengan.

No importa si una comida es paleo, vegano, o dukan, lo que importa son los ingredientes Clic para tuitear

¿Tiene aditivos, sustancias artificiales, disruptores endocrinos, alergógenos y cosas manifestamente dañinas como el azúcar y las grasas trans? entonces es malo.

¿Tiene pocos ingredientes, y los que tiene son alimentos naturales, completos, sin procesar? entonces es bueno.

Simple como eso.

¿Qué hacer?

Si apenas estás empezando con la alimentación saludable, te recomiendo que sigas la idea general de comer principalmente alimentos naturales, no procesados, y que empieces a ignorar poco a poco los titulares amarillistas y los reportes de páginas de salud.

Porque entiendo que para muchos es muy difícil distinguir la verdad de la demagogia alimentaria.

Y si quieres hacerte una idea más completa y detallada de cuál es la mejor forma de comer para ti, tienes que educarte tú. Tienes que aprender tú. Comenzar a formarte tu propio criterio, para que puedas elegir por ti mism@ lo que metes en tu cuerpo.

Es lo que yo hice, y es lo que ahora ayudo a hacer a la gente. Porque no me queda ni un pelo de duda que es lo mejor que podemos hacer por nuestra salud y nuestro bienestar.

¿Cuál es tu experiencia con el consumo de gluten?

¿Actualmente comes sin gluten? ¿Lo has intentado antes, o lo harías?

¿Qué opinas de este estudio y de los reportajes que se han publicado al respecto?

Referencias

  1. Lebwohl, et al. Long term gluten consumption in adults without celiac disease and risk of coronary heart disease: prospective cohort study. BMJ 2017; 357 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.j1892

Comentarios:

(6) comentarios

Añade Tu Respuesta