Por favor, deja de buscar soluciones milagro, no existen

Por Maricarmen Grisolía | Reflexiones

Jul 24

Hace años yo también andaba desesperada buscando y probando cuanta cosa encontrara para adelgazar.

Y creo que habría sido muy útil tener alguien que en aquel momento me pusiera las cosas más claras, me quitara la confusión, y me ayudara a centrarme en lo realmente importante, en lo que sí me iba a dar resultados.

Al final lo descubrí por mi propia cuenta, pero me habría podido ahorrar años de frustraciones y un montón de dinero.

Supongo que es por eso que decidí dedicarme a hacer esto que hago hoy. Porque entiendo lo que es querer bajar de peso y encontrarte con mil promesas de productos que son la solución definitiva, uno más atractivo que el otro.

Por ejemplo, hoy alguien me preguntó si recomendaba usar fajas. Y otra persona más temprano me había preguntado si recomendaba los batidos de Shakeology. Antes ya me han preguntado por Herbalife y JuicePLUS. Y así.

Quiero que sepan que esto lo cuento con todo el respeto y cariño hacia las personas que me escriben preguntándome estas cosas. Les entiendo perfectamente, y no les juzgo. Como dije, yo he estado allí y sé lo que se siente.

De hecho, para mí es un halago que cuenten conmigo para hacerme esas preguntas y que valoren mi opinión lo suficiente como para pedírmela antes de tomar la decisión de comprarse o probar algo nuevo.

Tristemente, en todos los casos la respuesta es NO.

NO recomiendo ninguna de esas cosas.

Pero ¿por qué no? ¿no son saludables?

En el caso de los batidos, no todos usan los mismos ingredientes. Pero, aunque algunos *cof-Herbalife-cof* son muuucho peores que otros.

La mayoría de los batidos sustitutos de alimentos tienen proteína de soja (de mala calidad, ultraprocesada y además relacionada con enfermedad hepática), están endulzados con fructosa (el edulcorante industrial más barato, que hace engordar y que en exceso produce resistencia a la insulina e hígado graso), y se promocionan como saludables porque contienen una cantidad de “superalimentos” y “supernutrientes” todos en altísima cantidad y tal.

Incluso si todos los ingredientes fuesen saludables, hay dos problemas con estos productos.

Primero, que las investigaciones han mostrado que no es lo mismo comerse un compendio de meganutrientes o como quieras llamarlos en una cápsula o batido, que comerse las frutas y las verduras (es decir, los limentos enteros) de los que provienen originalmente esos nutrientes.

Se sabe ya que cuando comemos una fruta, una verdura, o algún otro alimento natural y nutritivo, existe una sinergia en los componentes de ese alimento que potencia los efectos de las sustancias beneficiosas que contiene. Y ese efecto no existe cuando tomas el extracto de uno de esos nutrientes, incluso si lo haces en dosis muchísimo más altas.

En cristiano: que no tiene la misma potencia 1 gramo de vitamina C proveniente de una naranja o unas fresas enteras, que si te tomaras 10 gramos en pastillas de vitamina C.

Así que te pueden vender los supernutrientes que quieras, que nunca nunca nunca será equivalente (ni mucho menos mejor) a lo que te aporta la comida normal, la comida de verdad.

Pero digamos que eso no es tan grave. Como mucho, estás tirando tu dinero a la basura.

Hay un problema muchisisísimo peor que traen estos productos

Te sigues centrando en buscar soluciones milagro, en lugar de centrarte en lo que realmente importa: comer mejor.

Y mientras sigas buscando soluciones especiales, por muy saludables que parezcan, pero que no sean comida de verdad y no impliquen que tú aprendas a autorregularte, a comer bien, a escoger mejores opciones, a cuidar tu cuerpo…

… será un tiempo que te estás restando de andar en el camino que te llevará a ese resultado que tanto anhelas.

Estarás caminando en cualquier otra dirección menos en la dirección correcta.

Es energía y esfuerzo que malgastas con algo que no funcionará jamás, y que podías haber utilizado para avanzar realmente.

Y en eso te cansas, pasa el tiempo (envejeces), te frustras, gastas dinero, y pierdes confianza en ti.

Es terrible, ¿no? Y todo por culpa del bendito Herbalife o el Shakeology o lo que sea.

Incluso con la whey protein, que es el único suplemento de este tipo que yo recomiendo porque es un alimento natural y saludable, te puede pasar lo mismo si crees que por tomarla vas a resolver tus problemas (not).

Tienes que comer comida, Kimosabi. Es lo único que necesitas.

Y, por cierto, tiene que ser comida de verdad.

Nada de cosas light. Nada de sustitutos de cosas. Nada de productos procesados sin gluten, o sin lactosa, o sin grasa, o sin lo que sea.

Si tienes intolerancias o sensibilibidades, te apuesto lo que sea a que Mamá Naturaleza ya puso a tus manos una solución adecuada.

Cuando vayas al super, compra cosas naturales. Prepara tu comida en casa a partir de ingredientes sin procesar. Usa materia prima alimenticia y obtendrás de ella todo lo que tu cuerpo necesita, si la combinas de la forma correcta y comes en las proporciones adecuadas para ti.

Y por último, un consejo más, de mí para ti, porque me importas

No pienses que tienes que ser “estricto”, “tener fuerza de voluntad”, o “ser disciplinado”. Nah, ah-ah.

Porque eso es para las dietas. O para los militares. Eso es cuando tienes prohibiciones de cosas. Cuando te restringes cosas. Cuando tienes reglas que seguir.

Pero cuando no tienes esas limitaciones, sino que tienes un espírito ávido de aprender, de descubrir lo que tu cuerpo realmente necesita, de quererte, cuidarte, sentirte bien, y de tener un cuerpo saludable (que, en consecuencia, será delgado y juvenil), cuando lo haces de esa forma… ¿para qué ser estricto? ¡Nada que ver!

Lo que eres es feliz, te das tus permisos, te responsabilizas de tus decisiones… ¡¡eres libre!!

Libre de decidir lo que quieres comer.

Libre de escoger lo que sea mejor para ti en cada momento.

Con alegría de tener esa libertad. Con orgullo de saber que te estás cuidando y que esto que estás aprendiendo y practicando lo podrás compartir con los demás en tu familia, con la gente que realmente te importa, con los tuyos.

La salud, las ganas de estar bien, y el comer mejor se contagian #cambiateelchip Clic para tuitear

Porque la salud, las ganas de estar bien, y el comer mejor se contagian y es algo que puedes regalar a los demás.

Las dietas estúpidas, los batidos de porquería, y las soluciones milagro no.

Cámbiate el chip. Es hora 🙂

Comentarios:

(8) comentarios

Añade Tu Respuesta