Quemadores de grasa, batidos, fajas, bebidas y cremas: Lo que realmente funciona

Por Maricarmen Grisolía | Reflexiones

Jul 24
quemadores de grasa

Hace años yo también andaba desesperada buscando todo tipo de quemadores de grasa para adelgazar. Probé pastillas, inyecciones, batidos, bebidas naturales, aparatos, cremas, fajas, masajes, y hasta una cirugía.

Y creo que habría sido muy útil tener alguien que en aquel momento me pusiera las cosas más claras, me quitara la confusión, y me ayudara a centrarme en lo realmente importante, en lo que sí me iba a dar resultados.

Al final lo descubrí por mi propia cuenta, pero me habría podido ahorrar años de frustraciones (y un montón de dinero).

Supongo que es por eso que decidí dedicarme a hacer esto que hago hoy. Porque entiendo lo que es querer bajar de peso y encontrarte con mil promesas de productos que son la solución definitiva, uno más atractivo que el otro.

Miles de opciones… ¿hay quemadores de grasa efectivos?

Por ejemplo, hoy alguien me preguntó si recomendaba usar fajas. Y otra persona más temprano me había preguntado si recomendaba los batidos de Shakeology. Antes ya me han preguntado por Herbalife y JuicePLUS. Y así.

Quiero que sepan que esto lo cuento con todo el respeto y cariño hacia las personas que me escriben preguntándome estas cosas. Les entiendo perfectamente, y no les juzgo. Como dije, yo he estado allí y sé lo que se siente.

De hecho, para mí es un halago que cuenten conmigo para hacerme esas preguntas y que valoren mi opinión lo suficiente como para pedírmela antes de tomar la decisión de comprarse o probar algo nuevo.

Tristemente, en todos los casos la respuesta es NO.

NO recomiendo ninguna de esas cosas.

Pero ¿por qué no? ¿no son saludables?

A ver, veamos uno por uno porque cada tipo de producto es diferente:

Batidos (Herbalife, JuicePLUS, batidos detox industriales etc.)

En el caso de los batidos, no todos usan los mismos ingredientes. Pero, aunque algunos *cof-Herbalife-cof* son muuucho peores que otros.

La mayoría de los batidos sustitutos de alimentos tienen proteína de soja (de mala calidad, ultraprocesada y además relacionada con enfermedad hepática), están endulzados con fructosa (el edulcorante industrial más barato, que hace engordar y que en exceso produce resistencia a la insulina e hígado graso), y se promocionan como “saludables” porque contienen una cantidad de “superalimentos” y “supernutrientes” todos en altísima cantidad y tal.

Incluso si todos los ingredientes fuesen saludables, hay dos problemas con estos productos.

Primero, que las investigaciones han mostrado que no es lo mismo comerse un compendio de meganutrientes o como quieras llamarlos en una cápsula o batido, que comerse las frutas y las verduras (es decir, los alimentos enteros) de los que provienen originalmente esos nutrientes.

Se sabe ya que cuando comemos una fruta, una verdura, o algún otro alimento natural y nutritivo, existe una sinergia en los componentes de ese alimento que potencia los efectos de las sustancias beneficiosas que contiene. Y ese efecto no existe cuando tomas el extracto de uno de esos nutrientes, incluso si lo haces en dosis muchísimo más altas.

Lo dice el Centro Nacional de Salud Integrativa y Complementaria (una divisón del NIH, organismo en USA que administra la investigación científica en salud) su artículo compilatorio sobre antioxidantes:

Estudios rigurosos con suplementos antioxidantes en un gran número de personas no han encontrado que altas dosis de suplementos antioxidantes prevengan enfermedades.

En cristiano: que no tiene la misma potencia 1 gramo de vitamina C proveniente de una naranja o unas fresas enteras, que si te tomaras 10 gramos en pastillas de vitamina C.

Así que te pueden vender los supernutrientes que quieras, que nunca nunca nunca será equivalente (ni mucho menos mejor) a lo que te aporta la comida normal, la comida de verdad.

Pero digamos que eso no es tan grave. Como mucho, estás tirando tu dinero a la basura.

Bebidas caseras (agua de avena, agua con bicarbonato, vinagre de manzana, etc.)

¿Qué hay entonces de las babidas o merjunjes que preparas tú en casa, sin que nadie te lo “venda” como tal?

Bueno, pues resulta que todas esas mezclas, tan especiales y raras, no sirven para nada.

La explicación simple es que cuando consumes una mezcla de estas, estás consumiendo el alimento que incluyen, y solo podrás beneficiarte de los propios beneficios que aporta el alimento.

En otras palabras, es casi lo mismo tomarte agua de avena, que comer avena cocida o remojada en agua. El agua de avena no tiene ninguna propiedad especial o mágica que no tenga la avena como tal.

Y de hecho, en ese caso particular, es peor tomarte el agua que comer la avena remojada o cocida, porque algunos antinutrientes de la avena (el ácido fítico en particular) habrán pasado al agua. Ese antinutriente impide la absorción de algunos minerales importantes, de manera que en lugar de obtener algún beneficio de esa agua lo que estás haciendo es impidiéndole a tu cuerpo que se nutra.

En el caso del agua con limón, o el agua con vinagre, estás simplemente diluyendo los nutrientes que contiene el limón o el vinagre, y que podrías aprovechar perfectamente si le pones esos ingredientes a tu próxima ensalada.

Y en el caso del bicarbonato… pues ¡ni siquiera es un alimento! Y de manera puntual no aporta realmente nada a tu cuerpo. Así que tomar agua con bicarbonato es completamente inútil y, sobre todo, no tendrá absolutamente ningún efecto en la quema de grasas ni en nada.

En este video de un FB Live que hice hablo de esto con un poco más de detalle, y te explico cómo es que tu cuerpo se desintoxica en la vida real:

Quemadores de grasa farmacéuticos (AMPK, fentermina, hydroxycut, bellefem, etc.)

Si hablamos de estos quemadores de grasa más del estilo “medicina”, parecen un poco más serios y más creíbles. Pero la realidad es que en la mayoría de los casos su comercialización debería estar prohibida, porque no se han hecho los estudios clínicos necesarios para evaluar que sean inocuos (mucho menos que funcionen).

De hecho, muchos de ellos se comercializan bajo la forma de “suplementos”, precisamente porque en muchos países los suplementos no están regulados y las leyes permiten que se venda (casi) cualquier cosa.

Acá hay oooootro video de FB Live en el que hablamos específicamente sobre este tipo de quemadores de grasa (y algunos más):

Y si, supongamos, no te importa tu salud ni ser conejillo de indias porque lo único que te interesa es adelgazar, de todos modos no los compres porque ninguno funciona en la realidad.

Solo un pequeñísimo número de suplementos han pasado la prueba científica confirmando que sí tienen un efecto sobre la quema de grasas, y son los siguientes.

Quemadores de grasa “naturales” (L-carnitina, CLA, extracto de té verde)

Si los anteriores tenían un aire de seriedad científica, estos tienen un halo de bienestar.

Aquí la cosa es un poquito diferente.

Resulta que algunos pocos de estos suplementos sí tienen estudios (en algunos casos bastante amplios y sólidos) que han demostrado que tienen un efecto positivo sobre la quema de grasas:

  • O bien aceleran levemente el metabolismo (el gasto calórico diario)
  • O bien inclinan la balanza hacia una mayor quema de grasa que de carbohidratos
  • O bien ayudan a disminuir la tendencia a almacenar grasas, modulando las respuestas hormonales a la comida

Pero antes de que salgas corriendo a la tienda de fitness más cercana, déjame tratarte de convencer de que te ahorres tu plata:

Resulta que sí. Sí es verdad que estos quemadores de grasa sí ayudan a quemar grasa un poco más que si no los tomaras. El problema es que el efecto es minúsculo. Pero minúsculo de verdad.

Quiere decir que, por ejemplo, si empiezas a tomar CLA (o L-carnitina, o extracto de té verde, que son los tres únicos que se ha demostrado que funcionan), puede ser que quemes 1% más de grasa que si no lo tomaras.

Enfatizo el “puede ser”, porque la eficacia de estas pastillas (como de casi cualquier otra cosa), nunca es del 100% de los casos. Y el 1% significaría que en lugar de perder 1kg perderías la increíble cantidad de 1 kilo y 10 gramos.

Ahora, ya me dirás tú si te vale la pena gastarte el dinero en estas pastillas para que, si te llegan a funcionar, pierdas 10 gramos más de lo normal.

Yo la verdad es que pienso que no vale la pena en lo absoluto, y tengo cosas mucho mejores en las que gastarme la plata.

Por ejemplo: en comida 😉

O en un buen té verde que sí ayuda a adelgazar.

Fajas, aparatos, cremas, masajes

Creo que en este punto ya sabes lo que te voy a decir ¿no?

Exacto. NADA sirve. Son todos “soluciones” superficiales que no afectan en absoluto el funcionamiento hormonal y metabólico de tu cuerpo y, por lo tanto, tienen CERO efecto sobre la quema de grasa.

Solo tu cuerpo es capaz de quemar la grasa que tienes de más, y lo hará cuando tú le des lo necesario para que él funcione de forma eficiente. Clic para tuitear

Y si alguien (¿o incluso tú?) dice que ya lo ha probado y sí le hizo adelgazar, en realidad lo que ocurrió es que le deshidrató un poco la zona y por eso bajó unos centímetros y algunos gramos. Pero deshidratarse no es quemar grasa, y apenas tu cuerpo vuelva a recuperar esa agua vendrán de regreso los centímetros y los gramos.

Hay un problema muchisisísimo peor que traen estos productos

Te sigues centrando en buscar soluciones milagro, en lugar de centrarte en lo que realmente importa: comer mejor.

Y mientras sigas buscando soluciones especiales, por muy saludables que parezcan, pero que no sean comida de verdad y no impliquen que tú aprendas a autorregularte, a comer bien, a escoger mejores opciones, a cuidar tu cuerpo…

… será un tiempo que te estás restando de andar en el camino que te llevará a ese resultado que tanto anhelas.

Estarás caminando en cualquier otra dirección menos en la dirección correcta.

Es energía y esfuerzo que malgastas con algo que no funcionará jamás, y que podías haber utilizado para avanzar realmente.

Y en eso te cansas, pasa el tiempo (envejeces), te frustras, gastas dinero, y pierdes confianza en ti.

Es terrible, ¿no? Y todo por culpa del bendito Herbalife o el agua con bicarbonato o lo que sea.

Incluso con la whey protein, que es el único suplemento de este tipo que yo recomiendo porque es un alimento natural y saludable, te puede pasar lo mismo si crees que por tomarla vas a resolver tus problemas (#not).

Tienes que comer comida, Kimosabi. Es lo único que necesitas.

Y, por cierto, tiene que ser comida de verdad.

Nada de cosas light. Nada de sustitutos de cosas. Nada de productos procesados sin gluten, o sin lactosa, o sin grasa, o sin lo que sea.

Si tienes intolerancias o sensibilibidades, te apuesto lo que sea a que Mamá Naturaleza ya puso a tus manos una solución adecuada.

Cuando vayas al super, compra cosas naturales. Prepara tu comida en casa a partir de ingredientes sin procesar. Usa materia prima alimenticia y obtendrás de ella todo lo que tu cuerpo necesita, si la combinas de la forma correcta y comes en las proporciones adecuadas para ti.

Y por último, un consejo más, de mí para ti, porque me importas

No pienses que tienes que ser “estricto”, “tener fuerza de voluntad”, o “ser disciplinado”. Nah, ah-ah.

Porque eso es para las dietas. O para los militares. Eso es cuando tienes prohibiciones de cosas. Cuando te restringes cosas. Cuando tienes reglas que seguir.

Pero cuando no tienes esas limitaciones, sino que tienes un espíritu ávido de aprender, de descubrir lo que tu cuerpo realmente necesita, de quererte, cuidarte, sentirte bien, y de tener un cuerpo saludable (que, en consecuencia, será delgado y juvenil), cuando lo haces de esa forma… ¿para qué ser estricto? ¡Nada que ver!

Lo que eres es feliz, te das tus permisos, te responsabilizas de tus decisiones… ¡¡eres libre!!

Libre de decidir lo que quieres comer.

Libre de escoger lo que sea mejor para ti en cada momento.

Con alegría de tener esa libertad. Con orgullo de saber que te estás cuidando y que esto que estás aprendiendo y practicando lo podrás compartir con los demás en tu familia, con la gente que realmente te importa, con los tuyos.

La salud, las ganas de estar bien, y el comer mejor se contagian #cambiateelchip Clic para tuitear

Porque la salud, las ganas de estar bien, y el comer mejor se contagian y es algo que puedes regalar a los demás.

Las dietas estúpidas, los batidos de porquería, y las soluciones milagro no.

Cámbiate el chip. Es hora 🙂

Si te gustó este artículo y te parece que transmite un mensaje importante, ayúdame a que llegue a más gente compartiéndolo en tus redes sociales.

Deja también un comentario con tu opinión sobre este tema, ¡me encantará saber lo que piensas!

  • Eunice dice:

    Hola Maricarmen
    Yo hace ya unos tres meses que cambie mi forma de comer. No le llamo dieta le llamo estilo de vida. Desayuno huevos (dos) a diario porque me encantan y a veces acompaño este desayuno con un batido de Myprotein porque me siento saciada por mucho más tiempo. Creo en comer sano y tomar mucha agua, pero en lo personal a mi me funciona el agua con limon y bicarbonato y es más sano y natural que tomar Omeprazol. También tomo a diario el té de la cáscara de piña con canela y jengibre. Lo tomo calientito y realmente me ayuda con mi digestión.
    Gracias por tus consejos

  • celina dice:

    mre sirvio mucho el truco del arroz y lis quemadores de grasa

  • Teresa dice:

    Hola, me gustó mucho la información. Tal vez no sea del tema pero quisiera saber ¿qué opinas de la limpieza de hígado con sulfato de magnesio para poder bajar de peso? Gracias

    • Hola Teresa. Opino lo mismo que he dicho en el artículo sobre los métodos milagro 🙂
      Nada de eso es cierto, es todo engaños. Lo único que funciona es una alimentación correcta, a base de alimentos de verdad (no suplementos ni pastillas). Lo único. Todo el tiempo y dinero que inviertas en buscar otro tipo de soluciones (o en creer en ellas cuando te las presentan) es tiempo y dinero perdido.

  • Rosa Maria dice:

    me gusto mucho tu informacion, estoy tratando de bajar algunas libras que subi en los dias festivos, asi que me tengo que poner las pilas.te estare pidiendo consejos. gracias

  • Alejandra dice:

    Muy buen artículo, y muy cierto que la desesperación hace fácil creer que van a funcionar…tengo una hermana que los ha probado todos…creo que ha bajado finalmente. Muchos tenemos un metabolismo tan complicado…se resiste a bajar con ejercicio o dietas…y estos productos parecen ayudar…

    • En efecto Alejandra, “parecen” ayudar, pero es totalmente falso. Algunas personas que venr esultados es por otreos cambios que hacen al mismo tiempo: se ponen a hacer ejercicio, beben más agua, etc. Porque es parte de las instrucciones de los productos estos. De manera que al final el resultado lo tienes no por el producto sino por el cambio que hiciste. Un fraude total.

  • Janeth dice:

    Muchas gracias, es un excelente artículo sobre todo porque queremos algo mágico para bajar de peso e intentamos todo lo que nos dicen, ofrecen o leemos por ahí. Un gran abrazo

  • laura dice:

    hola Maricarmen, soy Laura.

    he sido supervisor herbalife durante un tiempo y te diré que los productos no son tan malos como se piensa.. eso sí: son caros.

    tengo un amigo que todavía es supervisor, pero sigue más que nada por el tema de ganar dinero con herbalife, poco más.

    en fin, que también creo más en el comer sano y variado más que en tomar píldoras o batidos jejej

    sigue así 😉

    • Hola Laura, gracias por tu comentario contando tu experiencia 🙂
      Cuando digo que los ingredientes de Herbalife (y afines) son malos, no me refiero a la higiene ni a los controles de calidad. Sino a que los ingredientes son malos por lo que son: proteína de soja, fructosa. Estos ingredientes son nocivos para la salud y, de mi parte, cualquier producto que vea que los contiene lo descarto de inmediato. Me parece terrible que estas empresas utilicen estos ingredientes en productos que se venden como saludables. Ya la parte de las comisiones y el esquema piramidal… es otra historia.
      En todo caso sí, comer sano implica comer comida de verdad 🙂

  • francisco Dgo dice:

    Excelente explicación clara y muy entendible,porque a partir de aprender este conocimiento comprendí lo importante que es comer saludable alimento de verdad. Gracias María Carmen

  • Angelica dice:

    Más claro no podía ser, en lo personal ya experimente los batidos con proteína vegetal ,buscando una mejor nutrición ya que no puedo comer algunos alimentos por mi digestión, y me hicieron subir de peso y talla . Ahora estoy descubriendo algo diferente con este curso y tal vez los alimentos que yo creí me hacían daño no era así , tal vez sea todo eso que le agregamos al ser alimentos procesados asi que estoy aprendiendo
    Gracias

    • Así es Angélica! Me alegra mucho que puedas descubrir cosas nuevas y que estés pasando a una nueva etapa en el conocimiento de tu propio cuerpo y de lo que realmente necesita. Hay polvos de proteína vegetal que son muy saludables, pero no son sustitutos de alimentos sino simplemente proteína en polvo que puedes aladir a tus comidas para aumentar el valor nutricional. Y, al igual que la whey protein, no es necesario ni indispensable, todo se puede lograr con comida, con alimentos naturales no procesados. Lo seguirás experimentando, de eso estoy segura! 😀

  • Carmen Ortega dice:

    Hola, Marycarmen. de acuerdo, como siempre xcon tus comentarios.

    Hoy me surge una duda: qué es comida “Kimosabi”, me he ido a Google a buscar y encuentro cosas sobre “Toro Sentado” y “El llanero solitario” que no sé si tienen relación.

    Un abrazo,

    Carmen.

    • Hola Carmen, gracia spor tomarte el tiempo de leer el artículo y me alegra que estés de acuerdo 🙂
      Lo de Kimosabi es una expresión que suelo utilizar de forma personal, una especie de “apodo” cariñoso. He editado la frase para que quede más clara 😉

  • Carolina dice:

    Excelente, yo veo a diario tanta gente tomando esos batidos y es tan difícil explicarles los efectos negativos, quieren creer que aquello funciona y lo ven a uno como una amenaza que los desilusionara de su “y que” solución. Comparto en seguida, porque vale la pena.

    • Gracias por compartir Carolina. Sí, a veces lo mças triste es ver que otras personas están perdiendo su tiempo y ¡su dinero y no poderles decir nada porque no se lo tomarán a bien. Es sólo poniendo a disposición la información que podemos ayudar, ya que así cuando quieran verla la tendrán disponible.

  • >